A contracorriente…

Cuando todo el mundo hace algo…
Por qué hacerlo?
No importa la mítica frase “todos somos uno”!
ya que lo que verdaderamente importa es que…
Todos somos únicos! y … entonces…
Por qué no hacer de manera propia?

Ahora que la perspectiva es virar hacia los montes coloristas,
la marabunta humana se despliega sin pudor por las montañas del entorno.
Esperemos que con algo más de respeto que durante la pasada estación,
y esperemos también que las montañas tengan aún espacio donde acoger …
tras sus tragedias  sufridas por neglicencias muy evitables.

Y… Ahora que la migración otoñal a bosques  y montañas 
tiene su momento …
Yo viro hacia el mar, 
a contracorriente porque es ahora, sin lugar a dudas….
su momento estelar.
Sin hordas gritonas que acallan su bello sonido,
su paz…
El mar… El “gran azul”!,
donde la mirada se pierde en un horizonte perfecto,
para que nos sintamos libres y algo más perfectos…
El mar… Su fuerza y su mimetismo,
por que no hay mejor momento que el presente…
A contracorriente y pisando fuerte 
arenas suaves y aguas claras…

Mediterranean sea
Spain.






Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *